RETÓRICA

Hoy estaba por fumarme el pipazo nocturno en la penumbra que brinda la pantalla de la compu. Me puse la pipa en la boca, levanté la fosforera y la prendí. Abrí la ventana para botar el humo. Prendí de nuevo la fosforera y entonces lo que parecía una polilla –asumo- entró por la ventana detrás de mí y se clavó en el fuego, aterrizando medio destrozada e inerte en algún lugar del suelo. Quizás yo no maté a la polilla. Quizás la polilla estaba destinada a morir. Quizás nada de lo que sucedió tiene ningún sentido. Quizás solamente somos cubos de tetris cayendo irremediablemente y encajando lo mejor que podemos. Quizás somos la polilla.

6 comentarios:

radicaLibre dijo...

Quizas nos encanta tronarnos y sacar filosofía a lo que asome, eso es lo bueno del plone y lo malo de andar con el ipotálamo dormido, buen post.

radicaLibre dijo...

ahistá por andar trono me comí una h sorda y muda, igual buen post!

Maite dijo...

Quizá era una polilla ciega, quizá era una polilla suicida, quizá era un polilla con mala suerte...

CARICATO dijo...

Quizás era la reencarnacion de un man del 2056 que viajo en el tiempo al siglo XX y murio en 1998... que se sho vite??

jojo

Carlitox

-José Antónimo- dijo...

Quizás quiso ver qué había en la pipa y venía muy rápido y huele extraño y qué es esa luz y no puedo frenar y hace calor de pronto y cuidado y

LUIS VELA III dijo...

Ajá.
saludos.