NUEVAMENTE

El mismo sueño me ha perseguido desde los doce años. Asesino a alguien. Y la peor parte del sueño (la que lo convierte en una pesadilla), es temer ser descubierto. Muchas veces el sueño termina con el deseo de entregarme a la justicia, ya que aunque nadie sepa lo que hice, la culpa, el remordimiento y el dolor se vuelven una tortura insoportable que no me deja disfrutar la vida.

2 comentarios:

Kuroneko dijo...

Yo siempre sueño o que mato a alguien o que me quieren matar.
Al final gano yo =P

EL MAS P. dijo...

Razón tienes.