secretarios

1 comentario:

Pancho Viñachi dijo...

Alguna vez trabajé en una oficina, 8 horas diarias, de lunes a viernes y a veces horas extras sin paga. No me sentía tan mal cuando pasaba esto último ya que la mayor parte del tiempo me la pasaba en internet, chateando con alguien o leyendo cualquier cosa. La oficina es el espacio perfecto para aprender cómo fingir que se trabaja.